Prólogo ICED - Karen Marie Moning

jueves, 18 de octubre de 2012

61416_350807168343547_734318872_n

En Dublín, les digo "hola"

Imagina un mundo que no conoce sus propias reglas. No hay teléfonos celulares. No hay Internet. No hay mercado de valores. No hay dinero. Ningún sistema legal. Un tercio de la población mundial eliminada en una sola noche y el recuento asciende por millones cada día. La raza humana es una especie en peligro de extinción.

Hace mucho tiempo, los Fae destruyeron su mundo y decidieron tomar el nuestro. La historia dice que se mudaron con nosotros entre 6.000 y 10.000 A.C pero los historiadores pueden estar muy equivocados. Jericho Barrons dice que han estado aquí desde el principio de los tiempos. Él lo sabe bien, también, porque estoy bastante segura de que la que tiene.

Durante mucho tiempo había un muro entre nuestros mundos. Con la excepción de unas cuantas grietas, era una barrera sólida, especialmente la prisión donde estaban los Unseelie. Esa barrera se ha ido y los muros de las prisiones son polvo.

Todas los Fae son libres: la mortal Corte Oscura y la imperiosa Corte de la luz que también son mortales, sólo que más bonitos.

Un Fae es un Fae.

Nunca confíes en uno.

Estamos siendo perseguidos por monstruos voraces que son casi imposibles de matar. ¿Su comida favorita? Personas. Como si eso no fuera suficiente, hay fragmentos de la realidad Faery a la deriva haciendo estragos alrededor de cualquier cosa en su camino. Son difíciles de detectar, puedes conducir directo a ellos, si no tienes cuidado.

La noche que el Muro cayó, Faery fue fracturado. Algunos dicen que incluso el hostil Salón de Todos los Días ha cambiado, y abrió nuevos portales en nuestro mundo. La deriva es la parte que realmente me molesta. Puedes ir a dormir a tu propia cama y despertar en una realidad completamente diferente. Si tienes suerte, el clima no te matará instantáneamente y los habitantes no te van a comer. Si eres realmente afortunado, encontrarás el camino a casa.

Con el tiempo.

Si eres muy afortunado, el tiempo pasará normal mientras no estás.

Nadie tiene tanta suerte.

Gente desaparece todo el tiempo.

Ellos simplemente desaparecen y nunca se vuelven a ver.

Luego están las sombras amorfas que acechan en la oscuridad, y consumen todo ser viviente a su paso, hasta llegar a los nutrientes del suelo. Cuando terminan, todo lo que queda es una suciedad en la que una lombriz de tierra no podría vivir - No es que tampoco las dejen-. Es un campo de minas fuera de esa puerta. Caminen ligero. Las reglas de tus padres no se aplican. No tengas miedo a la oscuridad. Y si estás pensando que podría haber un monstruo debajo de la cama o en el armario, probablemente así es. Levántate y comprueba.

Bienvenido al Planeta Tierra.

Este es nuestro mundo ahora -uno que no conoce sus propias reglas-. Y cuando tienes a un mundo que no conoce sus propias reglas, todo lo oscuro y desagradable que una vez se mantuvo a raya se desliza fuera de las grietas para tratar de tomar un poco de lo que quiera.
Es un país libre para todos.

Hemos vuelto a ser hombres de las cavernas.

Tal vez tiene razón.

La posesión es nueve décimas partes de la ley.

Cuanto más grande y más malo seas, mejores serán tus probabilidades de sobrevivir.

Consigue un arma de fuego o aprender a correr.

Rápido.

Preferiblemente ambos.

Bienvenido a Dublín, DCM -Después de la Caída del Muro-, donde estamos todos los que luchan por la posesión de lo que queda del planeta.

Los Fae no tienen rey, ni reina, nadie a cargo. Dos psicóticos, inmortales Príncipes Unseelie pelean por el dominio de ambas razas. Los seres humanos no tienen gobierno. Incluso si lo tuviéramos, no creo que los escucharan. Es un caos total.

Soy Dani "Mega" O'Malley.
Tengo catorce años.

El año se acaba de declarar oficialmente DCM, y las calles de Dublín son mi casa. Es una zona de guerra. No hay dos días iguales.Y no hay otro lugar en el que preferiría estar.

 

Fuente: Karen M. Moning latina! (fans de Latinoamérica)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

• Muchas gracias por tomarte tu tiempo y comentar •
¡Recordemos ser respetuosos unos de otros al momento de hacerlo!