Reseña De Seguidores: Trilogía Diamantes - Nora Roberts III

sábado, 13 de julio de 2013

Reseña Esplendor secreto - Nora Roberts

esplendor-secreto-p-9788490105047 esplendor-secreto-p-9788490106822

Información básica:

Nº de páginas: 252 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: HARLEQUIN IBERICA, S.A.
Género: Contemporáneo

Sinopsis:
El teniente Seth Buchanan se hallaba cara a cara con una mujer muerta... que empuñaba una pistola. Su investigación por homicidio, y su corazón, se volvieron un torbellino cuando Grace Fontaine resultó estar viva y coleando... y en posesión de uno de los enormes diamantes azules conocidos como las Estrellas de Mitra.
Aquel frío y circunspecto policía no permitía que los sentimientos se interpusieran en su trabajo, y todo lo que sabía sobre la famosa heredera le inducía a pensar que era puro veneno. Pero en su irresistible presencia resultaba difícil recordar que hubiera otros misterios más importantes que resolver que la propia Grace.

Opinión:
Como digo de esta trilogía, uno de los mejores libros que he leído en mi vida. En mi opinión Nora Roberts culmina esta saga con gran dosis de suspense, drama y como no podía faltar su toque especial para la trama. Reencarnaciones reencontradas, secuestros, y un malo psicópata que no podía faltar.

En relación a los protagonistas me encanta el aire que le da a Grace... ese toque de << a mi no me importa una mierda lo que pase con el mundo >> y sin embargo que por dentro este tan tocada, que sea tan amable, bondadosa... por explicarlo en alguna manera que se pueda describir... buena, buena gente, buena persona, guapa por fuera y bellísima por dentro. Sin embargo el papel protagonista masculino, es decir Seth... pues lo mataría jajaa perdonad mi sinceridad, pero es el típico engreído que no ve mas allá de las apariencias, y a pesar de tener las evidencias de que las cosas no son como el cree, sigue insistiendo, sin importarle, o lo que es peor, sin ni siquiera darse cuenta del daño que hace a los demás. Una relación muy tormentosa que me engancha y me rabia a partes iguales. Un final soberbio tanto para la trama como para la pareja ( aunque no me importaría que se comiera un poco mas de polvo, en lo que le perdona xD)

La familia de Grace... sinceramente... no tengo palabras para expresar el asco que provocan y el odio que les tengo. Solo envidian el dinero de Grace y de corazón, lamento y echo muchísimo en falta en el libro una escena donde se los pusiesen a todos en su lugar, porque a ese trato no hay derecho....

Mi puntuación: 9/10!! Muy muy recomendable!

Fragmentos:

-Tu tía no tenía razón -dijo otra vez-.Y ha sido cruel. Tú no tienes la culpa.
-Claro que la tengo -ella se apartó e intentó meter la llave en la cerradura de la puerta del coche. Tras tres intentos fallidos, abandonó y las llaves cayeron tintineando al pavimento mojado mientras él la tomaba en sus brazos.
-Oh, Dios -estremeciéndose, ella apretó la cara contra su pecho-. Oh, Dios.
Seth no quería abrazarla, no quería ser él quien la consolara. Pero sus brazos la rodearon antes de que pudiera detenerse, y una mano acarició su pelo.
-No te merecías eso, Grace. No has hecho nada para merecerlo.
-No importa.
-Sí, sí que importa -Seth se sintió flaquear, la atrajo hacia sí, intentando disipar sus temblores-. Siempre importa.
-Sólo estoy cansada -Grace se apretó contra él mientras la lluvia densificaba el aire. Allí había fortaleza, se dijo. Era un refugio. Una respuesta-. Sólo estoy cansada.
Alzó la cabeza y sus bocas se encontraron antes de que se dieran cuenta de que lo deseaban. Grace emitió un leve gemido de gratitud y alivio. Abrió su corazón magullado al beso y, cerrando los brazos alrededor de Seth, lo urgió a tomarlo.
Llevaba mucho tiempo esperándolo, y, demasiado aturdida para preguntarse el porqué, se ofreció a él. Sin duda el consuelo, el placer y aquel deseo que todo lo consumía eran razones suficientes. La boca de Seth era firme, la que siempre había querido. Su cuerpo era duro y sólido, el complemento perfecto para ella. «Aquí está», pensó dejando escapar un profundo suspiro de felicidad.
Seguía temblando, y Seth sintió que sus propios músculos se estremecían. Deseaba tomarla en brazos, alejarla de la lluvia y llevarla a algún lugar tranquilo y oscuro donde pudieran estar solos. Donde pudieran pasar una eternidad juntos.
El latido del corazón le atronaba la cabeza, amortiguando el ruido de los coches que se deslizaban chapoteando sobre el pavimento mojado, más allá del aparcamiento. Sus rápidas palpitaciones ensordecían la vocecilla de advertencia que pugnaba por hacerse oír en un rincón de su cerebro, diciéndole que se retirara, que se alejara de allí. Nunca había deseado nada tanto como deseaba perderse en ella y olvidarse de las consecuencias.
Embargada por la emoción y el deseo, Grace lo abrazaba con fuerza.
-Llévame a casa -murmuró contra su boca-. Seth, llévame a casa, hazme el amor. Necesito que me toques. Quiero estar contigo -su boca buscó de nuevo la de Seth en una súplica desesperada de la que no se creía capaz.
Cada célula del cuerpo de Seth ardía de deseo por ella. Todos sus deseos parecían haberse fundido en uno solo, y era por ella. Su reconcentración casi violenta le hacía sentirse vulnerable y trémulo. Y furioso. Poniendo las manos sobre sus hombros, la apartó.
-Para algunos, el sexo no lo soluciona todo.
Su voz no había sonado tan fría como pretendía, pero sí lo bastante crispada para impedir que Grace le tendiera de nuevo los brazos. ¿Sexo?, pensó ella mientras intentaba aclarar sus confusas ideas. ¿De veras creía él que se refería a algo tan simple como el sexo? Entonces se fijó en su semblante, en la línea endurecida de su boca, en la leve expresión enojada de sus ojos, y se dio cuenta de que así era. Su orgullo quedó hecho jirones, pero logró aferrarse a unos cuantos hilos.
-Parece que para ti no lo es -alzando la mano, se atusó el pelo y se enjugó las gotas de lluvia de la cara-. O, si lo es, eres de los que se empeñan en llevar la iniciativa -curvó los labios, a pesar de que los tenía fríos y rígidos-. Te habría parecido genial si hubieras dado tú el primer paso. Pero, si lo doy yo, eso me convierte en una... ¿Cómo me llamarías tú? ¿Una perdida?
-No creo que usara ese término.
-No, eres demasiado comedido para recurrir a los insultos -Grace se agachó, recogió sus llaves mojadas y las agitó en la mano mientras observaba a Seth-. Pero tú también me deseabas, Seth. Tu autodominio no ha sido suficiente para enmascarar ese pequeño detalle.
-No espero poseer todo lo que deseo.
-¿Y por que no? -ella dejó escapar una risa breve y seca-. Estamos vivos, ¿no? Y tú, más que nadie, deberías saber lo angustiosamente corta que puede ser la vida.
-No tengo que explicarte cómo vivo mi vida.
-No, claro. Pero es evidente que estás muy dispuesto a cuestionar cómo vivo yo la mía -su mirada se deslizó más allá de él, hacia las luces que iluminaban el tanatorio-. Estoy muy acostumbrada a eso. Hago lo que me viene en gana, sin pensar en las consecuencias. Soy egoísta, egocéntrica y despreocupada -alzó un hombro mientras se daba la vuelta y abría la puerta del coche-. En cuanto a los sentimientos, ¿qué derecho tengo a ellos? -se metió en el coche y le lanzó una última mirada. Su boca se a curvó con seductora facilidad, pero aquella sonrisa provocativa no alcanzó sus ojos, ni ocultó el dolor de su expresión-. En fin, quizás en otra ocasión, guapo.
Seth vio alejarse su coche entre la lluvia. Habría otra ocasión, se dijo, aunque no fuera más que porque no le había mostrado la fotografía. No había tenido valor, pensó, para aumentar su infelicidad esa noche.
Sentimientos, pensó mientras se dirigía hacia su coche. Grace los tenía a raudales. Seth sólo deseaba poder comprenderlos. Se metió en el coche y cerró la puerta. Ojalá entendiera los suyos propios.
Por primera vez en su vida, una mujer tenía su corazón en las manos. Y lo estaba estrujando.

--------------------------------------------------

Seth observó cómo se contoneaba mientras caminaba hacia la casa y, en cuanto la puerta se cerró tras ella, él cerró los ojos. Cielo santo, pensó, estaba enamorado de Grace.Y lo suyo era totalmente imposible.
Dentro de la casa, Grace recorrió casi bailando el pasillo. Estaba enamorada. Y era maravilloso. Era nuevo, fresco, inusitado. Era lo que había estado esperando toda su vida. Su rostro brillaba cuando entró en la cocina y encontró a Bailey y a Cade sentados a la mesa , tomando un café.
-Buenos días, tropa -canturreó mientras se acercaba la cafetera.
-Buenos días -Cade se mordió la lengua para no echarse a reír-. Me gusta tu pijama.
Riendo, ella llevó su taza a la mesa, se inclinó y le plantó un beso en la boca.
-Te adoro. Bailey, adoro a este hombre. Será mejor que lo ates en corto pronto, no vaya a ser que se me ocurran malos pensamientos.
Bailey sonrió soñadoramente mirando su café y luego alzó los ojos húmedos y brillantes,
-Nos casamos dentro de dos semanas.
-¿Qué? -Grace agitó su taza y el café estuvo a punto le derramarse-. ¿Qué? -repitió, y se dejó caer en una silla.
-Cade no quiere esperar.
-¿Para qué iba a esperar? -Cade tomó la mano de Bailey sobre la mesa-. Te quiero.
-¡Casaros! -Grace miró sus manos unidas. Una pareja perfecta, pensó, y dejó escapar un suspiro tembloroso-.Es maravilloso. Es increíblemente maravilloso -posando una mano sobre las de ellos, miró a los ojos a Cade. Y vio exactamente lo que quería ver-. Serás bueno con ella -no era una pregunta, era una constatación. Tras apretar rápidamente su mano, se recostó de nuevo en la silla-. Bueno, una boda que preparar y sólo dos semanas para hacerlo. Vamos a volvernos todos locos.
-Sólo va a ser una pequeña ceremonia -comenzó a decir Bailey-. Aquí, en casa.
-Voy a decir una sola palabra -dijo Cade con voz suplicante-. Fuguémonos.
-No -Bailey sacudió la cabeza, se echó hacia atrás y tomó su taza-. No voy a empezar nuestra vida en común ofendiendo a tu familia.
-Mi familia no es humana. No puedes insultar a unos seres inhumanos. Muffy traerá a las bestias con ella.
-No llames bestias a tus sobrinos.
-Espera un momento -Grace levantó una mano y frunció el ceño-. ¿Muffy? ¿Muffy Parris Westlake? ¿Es tu hermana?
-Me temo que sí.
Grace consiguió reprimir a duras penas una carcajada.
-Entonces, Doro Parris Lawrence es tu otra hermana -alzó los ojos, imaginándose a aquellas dos irritantes y vanidosas señoronas de Washington-. Bailey, huye, por tu vida. Vete a Las Vegas. Cade y tú podéis casaros delante de un juez disfrazado de Elvis y pasar una vida tranquila y deliciosa en el desierto. Cambiad de nombre. No volváis nunca.
-¿Lo ves? -complacido, Cade dio una palmada sobre la mesa-.Ya te lo decía yo.
-Dejadlo ya los dos -Bailey logró contener la risa, pero le tembló la voz-. Celebraremos una ceremonia sencilla y austera... con la familia de Cade -sonrió a Grace-.Y la mía.
-Sigue intentándolo tú -Cade se levantó-.Yo tengo un par de cosas que hacer antes de irme a la oficina.
Grace volvió a levantar su taza.
-No conozco mucho a su familia -le dijo a Bailey-. He logrado ahorrarme ese pequeño placer, pero puedo decirte que, por lo que he oído, te llevas lo mejor de esa casa.

---------------------------------------------------------------

Seth estaba apenas a seis kilómetros de la casa cuando recibió otra llamada. Descolgó su teléfono y gruñó:
-Buchanan.
-Teniente, soy el detective Marshall otra vez. Acabo de enterarme de que ha llegado aviso de una alarma. Un supuesto robo en el 2918 de East Lark Lane, Potomac.
-¿Qué? -por un instante, su mente quedó en blanco-. ¿Grace?
-Reconocí la dirección por el caso de homicidio. Su sistema de alarma se ha disparado y no contesta a las llamadas de comprobación.
-Estoy a cinco minutos de allí -ya estaba dando media vuelta, haciendo chirriar los neumáticos-. Avise a los dos coches patrulla más cercanos. Inmediatamente.
-Ya estoy en ello.Teniente...
Pero Seth ya había tirado a un lado el teléfono.
El sistema de alarma era nuevo, se dijo, procurando calmarse y pensar con claridad. Los sistemas nuevos a menudo fallaban.
Grace estaba enfadada, no contestaba al teléfono, hacía caso omiso de aquel alboroto. Sería muy propio de ella. Seguramente estaría sirviéndose otra copa de champán, en actitud desafiante, maldiciéndolo a él. Tal vez incluso hubiera hecho saltar ella misma el sistema de alarma, sólo para que él volviera a toda prisa con el corazón en un puño. Sería muy propio de ella.
Pero eso tampoco era cierto, se dijo Seth mientras derrapaba al doblar una esquina. No era propio de ella en absoluto.
Las velas ardían aún en las ventanas. Seth intentó tranquilizarse pensando en eso mientras frenaba en la rampa de la casa y salía a todo correr del coche. La cena todavía estaría caliente, la música seguiría sonando, y Grace estaría allí, de pie bajo su retrato, furiosa con él.
Golpeó salvajemente la puerta antes de lograr refrenarse. Ella no contestaría. Estaba demasiado enfadada para contestar. Cuando el primer coche patrulla aparcó, Seth se volvió y mostró su placa.
-Revisen el lado este -ordenó-.Yo iré por el oeste.
Dio media vuelta y se dirigió al lateral de la casa. Advirtió el fulgor del agua azul de la piscina a la luz de la luna, y de pronto se filtró en su cabeza la idea de que nunca la habían usado juntos, nunca se habían deslizado en el agua fresca desnudos. Entonces vio los cristales rotos. Y el corazón, sencillamente, se le paró. Sacó el arma y cruzó la cristalera rota sin pensar en el procedimiento. Alguien estaba gritando el nombre de Grace corriendo de habitación en habitación, poseído por un pánico ciego. No podía ser él. Y, sin embargo, se halló de pronto en las escaleras, jadeante, frío como el hielo, aturdido por el miedo, observando a un policía que se agachaba para recoger un trapo.
-Huele a cloroformo, teniente -el agente vaciló, dio un paso hacia el hombre que se aferraba a la barandilla-. ¿Teniente?
Seth no podía hablar. Había perdido la voz. Su mirada borrosa se movió, posándose en el rostro del retrato. Lentamente, con gran esfuerzo, logró ampliar su visión y ponerse de nuevo la máscara de la serenidad.
-Registren la casa. Palmo a palmo.

Reseña hecha por:

Kynaomi
545154_3989305622865_362204561_n[3][3][4][7][3][3]

7 comentarios:

  1. Todavía no he leído ninguno pero suena muy bien, gracias por la reseña y los fragmentos, que por cierto parece que pusieron todo el libro! xD saludos!

    ResponderEliminar
  2. Tengo ganas de leer algo de esta autora. Muchas gracias po

    ResponderEliminar
  3. Tiene muy buena pinta. Tal vez me anime y lo lea...
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. No he leído estos libros pero me encanta Nora Roberts^^
    un besito
    PD: tienes un premio en mi blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura! te refieres a mi???
      No sabia que podia ganar premios!
      Gracias >///<

      Eliminar
  5. Gracias reina por todas tus reseñas ;)
    Espectacularess y me apunte varios libros!
    Besotesss

    ResponderEliminar
  6. Muchisimas gracias x leerlos!
    Jajajaja perdon por poner tanto de fragmento, pero no me pude resistir, las emjores cosas estaban en bloques xD
    Laura! Te refieres a mi???? dios, q emocion! pues mucisimas gracias >////<

    ResponderEliminar

• Muchas gracias por tomarte tu tiempo y comentar •
¡Recordemos ser respetuosos unos de otros al momento de hacerlo!