Relato: El Reino

sábado, 16 de mayo de 2015

El Reino


Había una vez, en un reino muy lejano….
Bueno, quizás no tan lejanos pero si un poco apartado en dónde había una bella princesa…
Y esa soy yo, me llamo Samara, “protegida por Dios”, según me habían dicho. La verdad es que es un nombre poco común para la época pero si muy usado hace muchos muchos años atrás. Cuando las cosas eran muy distintas a las actuales. 
En fin, supongo que mucho no van a entender lo que les digo. Así que pasaré a contarles primero de lo que les hablo.
Cuando hace unos siglos atrás el mundo entro en guerra, nada extraño de esperarse puesto que las condiciones en ese momento no eran las mejores ni las más adecuadas, la raza humana estuvo a punto de extinguirse. No por la guerra, sino por las consecuencias de ésta. Había dejado así una gran devastación, millones de muertos, patrimonios enteros perdidos, enfermedades que durante años siguieron afectando a los supervivientes.

Aquellos que todavía quedaban de los altos rangos políticos decidieron aunar fuerzas y en una deliberación extremista pensaron que la mejor solución era transferir a las personas que aún estaban vivas a uno de los países menos afectados por la guerra. “Suecia”, así lo llamaban en ese entonces, ahora es El Reino.
Pero muy contrario a lo que pensaban, la desgracia parecía no alejarse de la especia humana, como si la naturaleza quisiera cobrarle el daño que había causado. Aun a pesar de haberse alejado de las grandes zonas afectadas por los virus, enfermedades y pestes, estas parecían propagarse muy rápidamente a través de algunas personas infectadas, la naturaleza y otros medios. Además las bajas temperaturas características de la zona colaboraron a que haya más bajas en los supervivientes que habían llegado hasta allí.
No os preocupéis que la fuerza de los seres vivos es sorprendente y aun habiendo llegado a semejante extremo hemos podido salir adelante, no puedo asegurarles que mejor de lo que estábamos antes pero acá seguimos. 
Cómo les venía diciendo…semejante situación que parecía no mejorar llevo a otra decisión drástica por quiénes dirigían en esos momentos. 
Era algo que ya se venía preparando desde mucho tiempo atrás pero nunca se había dado con la formula correcta. Un experimento, que iba a dotar a los humanos de una capacidad mental lo suficientemente amplia como para percibir a energía y manejar los elementos del mundo.
Llámenlo magia, porque quizás lo sea. 
Eligieron a uno de los 4 gobernantes más poderosos que habían tomado esa decisión, teniendo en cuenta el tipo de sangre y otras características corporales y le aplicaron una dosis de este experimento. Tuvo éxito, aunque no tanto como esperaban, ya que la vida del Primer Rey no duro tanto como querían.
Si, el Primer “Rey”Zigor, porque después de eso muchas cosas pasaron a depender de él. Pudo encontrar las curas a las enfermedades manejando a los mismos virus, ya que para Zigor eran estos tan manejables cómo lo es cualquier otro objeto para las personas comunes. Soluciono las pestes que habían afectados a las producciones. Viajo de punta a punta por todo el Reino intentando traer un poco de tranquilidad a las personas. .
Y lo consiguió. Las ciudades comenzaron lentamente a reconstruirse, las plantaciones daban frutas y vegetales, las enfermedades ya no afectaban tanto y aun a pesar de la desolación que afectaba a muchos por todo lo que se había perdido se pudo seguir adelante.
Pero se necesitaba un descendiente del rey y hasta ese momento todos los embarazos de la esposa deZigor no habían terminado bien. Fue justamente como se dieron cuenta que aquellos que tenían en su sangre esta “magia tecnológica” no iban a poder casarse con quien quisiesen sino solamente con aquella persona que reuniese los requisitos de fortaleza necesarios porque si no la descendencia no iba a poder continuar. 
Es esto lo que les había llevado justamente a elegir una mujer especial para el Primer Rey, con quien tuvo su único hijo varón el Príncipe Brais.

Seguí caminando lentamente, adoraba estar en este laberinto de nieve, donde me había criado jugando y escapando de mis padres. En realidad no era de nieve, sino de plantas pero como la mayor parte del año se encontraba blanquecino por la nevada le gustaba llamarlo así.
Mi caminar era lento y no podía evitar tocar las hojas cubiertas de nieve para sentir el frío y la humedad de estas. Yo era una de las descendientes del Primer Rey y aun así nunca creí en muchas de las cosas que me contaron. 
Estoy segura que para conseguir tal pócima tuvieron que probar en muchísimas personas además la desaparición de todos aquellos que la habían creado no colabora en que piense lo contrario. Pero nadie habla mal de Zigor, el salvador de continuidad humana, ni aun habiendo pasado tantos años de su fallecimiento.
Seguí caminando, dejando que los copos de nieve cayesen sobre mí. Llevaba un vestido blanco, tan largo que lo arrastraba al caminar. Tenía un escote ve y las tiras de una gaza muy delicada que estaba bordada con pequeñas flores. Y aunque hacían muchos grados bajo cero a penas si los sentía. 
Pasada la guerra, muchos artefactos tecnológicos se habían perdido así que cuando se comenzó con los nuevos avances se dejaron atrás algunas cosas y se dieron lugar a otras nuevas, principalmente a aquellas que ayudaban a protegerse del frío; es así como inventaron o mejor dicho, perfeccionaron las telas con las que se confeccionaban las ropas para que estas mantengan el calor del cuerpo. Los había en distintas graduaciones, para las personas más friolentas, para aquellas que no lo eran tanto y para las que no sufrían de frío. 
Uno de los mejores inventos desde mi punto de vista. Pero antes de que me pierda en mi historia otra vez, voy a contarles como siguieron las cosas con el Príncipe Brais. 
Cuando el príncipe tenía apenas 3 años el Primer Rey fallece, quedando así al poder del reino la madre biológica de Brais, la Reina Melania. Quien decidió junto con todos aquellos más cercanos al poder que todos los descendientes del reino no iban a poder elegir a su pareja para casarse, a la luz de lo que había pasado con Zigos y su primer mujer, así que como tal se los iba a mantener dentro de los predios reales sin ser conocidos hasta que puedan asumir a realeza o se hayan casado con quien se les asignase.
Así se hizo con Brais y con todos los descendientes desde ese momento..

Para leer más...
El Reino (PDF)

4 comentarios:

  1. Un poquito largo para una entrada creo yo, sin embargo, me lo lei y me encanto. Me gusta como escribes Vani♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pensé que iba a quedar tan largo pero tienes razón ;)
      Voy a editarlo.
      Gracias!

      Eliminar
  2. por amor a los libros no deberias estar distribuyendo material de forma ilegal, porque eso mata a los autores y a sus libros... por amor a los libros.... por amor a ti misma mas bien...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este relato esta escrito por mi, así que no considero que sea ilegal.
      Cualquier inconveniente o queja que tengas nos gustaría que como mínimo puedas dejar tu perfil o nombre y no en anónimo, donde no podemos saber a quien escribimos.
      Saludos.

      Eliminar

• Muchas gracias por tomarte tu tiempo y comentar •
¡Recordemos ser respetuosos unos de otros al momento de hacerlo!