Entrevista (3): María Inés Linares

viernes, 25 de julio de 2014

Hola María, estamos muy contentas de contar contigo por primera vez en el blog y más aún porque nuestro pequeño está cumpliendo un año más desde el día en que los creamos.

Muchísimas gracias desde ya, por darnos esta oportunidad y esperamos que la pases muy bien.

Acá vamos con las preguntas:

Nos gustaría, al igual que muchos lectores, conocer un poco más de vos ¿Qué es lo que nos puedes contar de ti misma?
  • Nací y vivo en Buenos Aires, en el barrio de Caballito. Vengo de una familia bastante lectora, así que desde chiquita estoy acostumbrada a vivir rodeada de libros. Por lo que sé, no hay otros escritores en mi árbol genealógico. Pero tengo una hija de 10 años, Julia Camila, que tal vez haya heredado de mí el gusto por la escritura, porque inventa unos cuentos fabulosos en la escuela.
    Estudié dos carreras: Diseño Gráfico y Edición; ambas me permitieron trabajar siempre en relación con el mundo de los libros. En la actualidad, trabajo como editora.
¿Cuáles son tus intereses principales? ¿Qué es aquello que más te gusta hacer?
  • La respuesta más obvia: leer. Tengo más libros que tiempo, pero trato de encontrar todos los momentos posibles para leer, aunque sea media hora por día, aplastada en el colectivo viajando al trabajo. Par mí el paseo ideal es ir a una librería (con plata en el bolsillo, claro, para poder llevarme algún tesoro). Y como consecuencia de mi pasión por leer, está el gusto por la escritura. Tengo que reconocer que no siempre me resulta fácil, no siempre tengo claras las ideas; pero una vez que arranco lo disfruto mucho. Otra cosa que me gusta es el cine. En general, todos mis intereses van por el lado de las artes: me encantaría poder dibujar y cantar bien, admiro mucho a quienes tienen talento para eso. En cambio, no me interesan para nada los deportes. La única actividad física que me gusta es bailar; voy a clases de danza una vez por semana, solo para divertirme.

Si tuvieses que definirte a vos misma ¿cómo lo harías?
  • Esta es difícil, eh… Soy una escritora que aprende escribiendo. Soy una lectora que aprende leyendo. Soy una mamá que aprende criando. Soy una editora que aprende editando. Soy una hija que aprende comprendiendo. Soy una amiga que aprende escuchando. Soy parte de la Naturaleza, y vivo para aprender. Y en ese aprendizaje, soy feliz.
¿Hubo algún hecho en particular que te haya llevado a escribir? ¿O siempre estuvo en vos hacerlo?
  • Siempre escribí. Mi mamá tenía la costumbre de regalarnos cuadernos a mi hermano y a mí, para que jugáramos. Él los usaba para dibujar, yo para escribir. Inventaba cuentos y poemas, copiándome un poquito de mis autoras preferidas (María Elena Walsh, Elsa Borneman…). Después, en la adolescencia, me dio por la poesía (como a casi todo el mundo). Usaba mis romances imposibles como excusa para escribir poemas también imposibles. Ya de más grande, digamos a partir de los diecisiete años, empecé a ampliar mis lecturas, a descubrir autores y también a aprender las técnicas y recursos literarios. Ahí me tomé un poco más en serio la escritura. Y durante bastante tiempo solo escribí cuentos, no me animaba a la novela. Después, los estudios universitarios y el mandato de “hacer carrera” me alejaron de la escritura y pasé años sin escribir nada. Pero allá por 2008, ya convertida en mamá, me di cuenta de que si no volvía a escribir, poco quedaba de mi identidad. Necesitaba recuperar algo que fuera solo mío. Entonces empecé a ir a talleres literarios, me propuse un ritmo de escritura de al menos una página por día. Y así retomé el camino. Y así, ya tengo dos novelas publicadas.
¿Cuáles son las historias o el género que más te gusta escribir y/o leer? Y ya que hablamos de leer ¿cuáles son tus autores favoritos? Aquellos que de alguna forma dejan una marca en ti.
  • Si bien mis dos novelas publicadas pertenecen al género fantástico, no es lo único que me interesa leer. De hecho, no soy lectora habitual de fantasy, debo confesarlo. Me gustan las historias en las que el o los protagonistas se descubren a sí mismos, hacen su propio “viaje del héroe”, no importa si es en un entorno fantástico o en la realidad de todos los días. Y, sobre todo, me fascinan las historias de familias, donde seguimos a varias generaciones, y en las que siempre hay algún secreto que descubrir. ¿Hay algo más épico que la vida familiar? Es una aventura todos los días.
    No me limito a un género: he leído mucho policial clásico (Ellery Queen y Georges Simenon son mis favoritos), mucha literatura argentina (con Silvina Ocampo, Adolfo Bioy Casares, Angélica Gorodischer, Manuel Puig y Ana María Shua a la cabeza) y me encantan los autores ingleses, de todas las épocas; disfruto mucho ese humor ácido que suelen tener. Quizás lo único que no me atrae sea la ciencia ficción. Pero a lo mejor no es mi momento de disfrutarla. Siempre sostengo que los libros nos esperan, son pacientes.
SI tuvieras que recomendar un libro escrito por vos y uno de otro autor ¿Cuáles serían? ¿Y por qué? 
  • Bueno, de los míos es fácil elegir, porque hasta el momento solo hay dos. Elijo “Hechicera de relojes”, el primero, por todo lo que significó para mí el desafío de escribirlo, terminarlo y llegar a la publicación. Pero además, porque es una historia en la que, como en la piel de una cebolla, hay distintas capas de sentido. Hay metáforas de la vida real, contadas desde la magia. Esa es la ventaja del fantasy: siempre nos da herramientas para hablar de lo que nos cuesta más. Esa novela surgió en un momento muy especial de mi vida, una etapa de redescubrimiento. Y mucho de lo que allí se cuenta tiene que ver conmigo, con mis propios aprendizajes. Por eso la quiero tanto.
    Ahora bien, recomendar UN solo libro de otro autor… ¡es casi imposible! Y un poco injusto, también: quedarían tantos afuera… Veamos, voy a hacer un poco de trampa: ya que estamos hablando de fantasy, me voy a limitar a este género y a obras más o menos actuales (porque si no, no termino más de recomendar libros). Entonces elijo, entre las obras de autores extranjeros, a Neil Gaiman y “El océano al final del camino”. Y de autores nacionales, sin duda a Liliana Bodoc: todo lo que ella escribe es magia pura. Hay que leer todo de Liliana, también los libros que supuestamente son “infantiles”: tienen una profundidad que ya quisieran tener muchos libros para adultos. Y también recomiendo mucho a mi amigo Leo Batic y su saga “El Último Reino”. Conmovedora.
¿Cómo te inspiras para escribir una historia o “mundo” nuevo? Por ejemplo, en el caso de Hechicera de Relojes ¿qué te ha llevado a escribir una historia así? Muy diferente a lo que normalmente nos encontramos.
  • El origen de “Hechicera…” fue una consigna de taller literario. Yo participo de “La Cofradía de la Luna Llena”, el taller que dictan Leo Batic y Lorena Scigliano. Y un día nos pidieron que creáramos un personaje: así nació Anastasia. Después, en otra consigna, hubo que inventarle un antagonista: entonces surgió Iván. Más adelante, creamos “ayudantes” para el protagonista: entonces aparecieron Amorina y Justina. Y así, de a poquito, fue surgiendo la historia, consigna a consigna. Cuando me di cuenta, ya tenía casi media novela escrita. Fue un proceso que se dio con mucha naturalidad y mucha alegría. Pero, como ya te dije, aproveché la historia y los personajes para hablar de cosas “difíciles”: en este caso, sobre qué estamos dispuestos a sacrificar por amor y qué no, qué nos define como individuos y cómo podemos crecer en pareja sin dejar de lado nuestra identidad más profunda. Ese es para mí el mensaje que subyace en la novela.
    En “Hechiceros de tesoros”, la segunda parte, lo que se plantea es algo parecido pero relacionado con encontrar nuestro lugar en el mundo, nuestra vocación y nuestra “familia” (que no siempre coincide con la familia de sangre). Es una precuela de “Hechicera de relojes”, ya que aquí los protagonistas son los abuelos de Anastasia, Elis y José.
De tus creaciones ¿a qué personaje le tienes más cariño? ¿Tienes alguna anécdota entretenida tuya con respecto a escribir, personajes o tus inicios?
  • De “Hechicera de relojes”, aparte de Anastasia (que es un poquito parte de mí), quiero mucho a Justina. Me gusta su perseverancia, su deseo de dejar de ser únicamente “gemela de Amorina” y construirse a sí misma (fíjate, nuevamente estamos hablando de forjarse una identidad propia). Y al pobre Iván, a quien muchos lectores no quieren, yo lo adoro: porque lo comprendo. Es un hombre con miedo de vivir. Todos sus defectos son producto de ese miedo. El que diga que no le teme a nada, que arroje la primera piedra.
    De “Hechiceros de tesoros”, me encariñé con los tripulantes del barco de José, los tres hermanos Soria: Da Vinci, Pincel y Coliflor. Estos personajes aportan la cuota de humor en la novela, sus diálogos fueron algo que me divirtió mucho escribir. Y adoro, por muchas razones que sería muy largo enumerar, a Olaf, el enano que le enseña a Elis el oficio de joyera y la ayuda a descubrir y a usar su poder para leer la memoria de las piedras preciosas. 
¿En qué estás trabajando últimamente? ¿Puedes contarnos un poco sobre tus novedades?
  • Estoy escribiendo la tercera novela, la que cierra el ciclo y la historia familiar: acá la protagonista será Coral, mamá de Anastasia e hija de Elis y José. Como ves, la trilogía no sigue el orden cronológico de las generaciones: empecé con la nieta, seguí con la abuela y termino con la hija. Esto es porque al principio no pensaba escribir una trilogía, pero los personajes me pidieron sus propias historias, así que ¿cómo negarme? Pero además, porque las tres protagonistas (Anastasia, Elis y Coral) necesitaron aprender cada una algo diferente, y yo misma las acompañé en el aprendizaje: Anastasia aprende a crecer en el amor de pareja; Elis aprende a crecer en el amor de una familia y a una vocación; y Coral va a aprender a crecer en el amor a sí misma. Me parece más importante seguir este orden de maduración y florecimiento de la personalidad, aunque no coincida con la cronología familiar.
Muchísimas gracias María, ha sido un placer para las dos poder entrevistarte. Te deseamos lo mejor para todo aquello que emprendas. Y si quieres puedes dejarnos por acá las redes sociales en donde los lectores pueden encontrarte cómo así también los lugares en donde se pueden adquirir tus libros. 
  • En Facebook me pueden encontrar en la página de Hechicera de Relojes, y también en mi página personal, con mi nombre. Además, tengo un blog (“Excusas de escritora”), que está un poco abandonado pero ya me ocuparé de sacarle las telarañas y revivirlo. La dirección es mariaineslinares.blogspot.com
    Los libros se consiguen en casi todas las librerías más conocidas (Yenny, El Ateneo, Cúspide, etc). Si no tienen una cerca, consulten en la web de Ediciones B para saber en qué otras pueden encontrarlas en su zona. También se pueden comprar online en sitios como Tematika.com
  • Muchas gracias por la entrevista, me gustó mucho responder tus preguntas. Un abrazo grande para vos y para todos los lectores. ¡Nos reencontraremos en los libros!

3 comentarios:

  1. Me dieron ganas de leer sus libros, que linda entrevista chicas!!

    ResponderEliminar
  2. Me encanto la entrevista, como siempre chicas impecable! Me identifico cuando habla por su amor a los libros, a mi tambien me gusta ir a las librerias y encontrar tesoros. Ya la tengo anotada en mi lista de autoras que quiero leer, fue autora del mes en el R.O y me resultó interesante Hechicera de relojes :) Gracias por la entrevista, besitosss

    ResponderEliminar
  3. Me encanto la entrevista! Gracias por dedicarnos un pokito de tu tiempo y responder Maria! Como dije antes, tus libros me han llamado mucho la atencion y me apunto todos los libvros que has nombrado.
    Me siento muy conmovida y algo identificada por muchas de las cosas que has dicho, sobre todo en el desarrollo, y me da muchisima alegria, y ganas de escribir =)
    Gracias x esta maravillosa entrevista!!!! me ha encantado!!!

    ResponderEliminar

• Muchas gracias por tomarte tu tiempo y comentar •
¡Recordemos ser respetuosos unos de otros al momento de hacerlo!