Reseña De Seguidores: Trilogía Diamantes - Nora Roberts I

martes, 9 de julio de 2013

Reseña Una Luz Furtiva - Nora Roberts

PORTADA-LIBRO-SPB0176256-MAX uma-luz-furtiva-p-9788490106808

Información básica:

Nº de páginas: 256 págs.
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo
Editorial: HARLEQUIN IBERICA, S.A.
Género: Contemporáneo

Sinopsis:
Bailey James no recordaba nada, ni siquiera quién era. Pero saltaba a la vista que estaba metida en un lío. ¡En un lío espantoso! Y necesitaba desesperadamente la ayuda de Cade Parris si quería conservar la vida y descubrir de qué clase de embrollo se trataba.
Desde que había puesto sus ojos en la frágil belleza de Bailey, el impasible detective privado Cade Parris tenía la sensación que era él quien estaba a punto de olvidar quién era. Apostaría cualquier cosa a que Bailey no había cometido ningún delito. Pero ¿qué hacía ella con una bolsa llena de dinero y un diamante del tamaño de un puño? ¿Y cómo iba a desenredar él aquel misterio si a cada paso se tropezaba con su propio corazón
?

Opinión:
Esta fue la primera trilogía que leí de Nora Roberts y sinceramente es muy difícil encontrar la pareja que pueda hacerle rivalidad al dúo que forman Cade y Bailey.

Tramas, acción, suspense, algo de miedo, magia antigua, otro triangulo que mete a nuestras protagonistas de lleno en un caos peligroso del que es mas fácil acabar muerto que vivo.

Cade es un personaje tan tierno que te dan ganas de morderlo, aun así sabe mantener la firmeza y la dureza característica de un detective privado en los momentos apropiados. No teme sus sentimientos y no se para ante nada ni ante nadie, y pobre del que se meta con sus seres queridos.

Bailey en cambio es un poco la típica protagonista algo sosa, responsable en todo momento, pero en conjunto todo esta perfectamente equilibrado. Cada una de las protagonistas tiene una faceta bien diferenciada, tanto que muchos preguntan como pueden ser amigas. La gemóloga, la tabernera y la niña bien.

Tanto si te gustan las novelas dulces y con misterio, con un carácter mas agresivo y acción o con un tono mas firme de drama y tormentosos amores, esta es tu trilogía.

Personalmente hablando Cade y Bailey forman mi pareja favorita, ambos se nivelan muy bien y es obvio que sus sentimientos son muy fuertes y sinceros! A pesar de que no puedan escapar de la familia de Cade jajajaja

El libro esta perfectamente relatado y puedes ponerte fácilmente en la piel de Bailey huyendo del terrible asesino, sobre todo viendo lo que ha visto. Una dama en apuros, un caballero dispuesto a auxiliarla, el descubrimiento de la verdad. Todo como el gran Halcón Maltes haría.

Mi puntuación es de 10! Extra recomendable!

Fragmentos:

—Había mucha emoción, enormes oleadas de emoción. Cólera, incredulidad, una sensación de dolor y de angustia. Y luego terror. Un terror puro, irracional.
—Eso podría explicar tu amnesia. No estás preparada para afrontarlo, sea lo que sea. Por eso lo relegas al olvido. Es una especie de histeria producida por un profundo trauma emocional.
-¿Histeria? —el término hizo alzar la barbilla a Bailey—. ¿Estoy histérica?
—En cierto modo, sí —Cade pasó sus nudillos distraídamente por el mentón alzado de ella—. Pero te favorece.
Ella apartó la mano de Cade con un gesto firme y deliberado que hizo que él enarcara una ceja.
—No me gusta ese término.
—Lo estoy utilizando en un sentido estrictamente médico. No te has dado ningún golpe en la cabeza,¿no?
Ella achicó los ojos.
-No, que yo recuerde, pero a fin de cuentas estoy histérica.
—Muy graciosa. Lo que quiero decir es que la amnesia también puede deberse a una conmoción cerebral —se enroscó un mechón del pelo de Bailey en un dedo sólo para sentir su tersura—. Siempre he creído que esas cosas no eran más que tonterías o patrañas de Hollywood, pero mi diccionario médico lo dice bien claro. Otra posible causa es un desorden funcional nervioso. La histeria, por ejemplo, y perdona que emplee ese término.
Ella hizo chirriar los dientes.
—Yo no estoy histérica, aunque creo que podría llegar a estarlo, si quieres que te haga una demostración.
-No, gracias, he visto más que suficientes. Tengo hermanas. Bailey... —tomó su cara en las manos con tanta ternura que los ojos de ella se agrandaron-. Lo que importa es que estás metida en un lío. Y vamos a solucionarlo.
— ¿Cómo? ¿Sujetándome en tus rodillas?
—No, eso sólo es un aliciente —al ver que ella esbozaba una sonrisa, Cade la apretó con más fuerza—.Y me gusta. Mucho.

---------------------------------------------

Al mirar por el panel lateral de cristal esmerilado, lanzó un gruñido—. En el momento oportuno, como siempre —agarró el pomo de la puerta, se giró y miró a Bailey—. Cariño, la mujer que hay al otro lado de esta puerta es mi madre. Creo que dijiste que tenías cierto interés en conocer a mi familia, pero te doy esta oportunidad porque te quiero. De veras. Así que te aconsejo que eches a correr, te escondas y no mires atrás.
Ella irguió los hombros con nerviosismo.
—Deja de hacer el tonto y abre la puerta.
—Está bien, pero yo ya te lo he advertido —preparándose para aguantar el chaparrón, Cade abrió la puerta y compuso una radiante sonrisa de bienvenida-.
¡Mamá! -la besó en la mejilla tersa y lustrosa-. Qué agradable sorpresa.
-No tendría que darte sorpresas si alguna vez me devolvieras las llamadas -Leona Parris entró en el recibidor. (...)
-Bailey —Cade se dio la vuelta, lanzó una sonrisa de disculpa a Bailey y extendió la mano. Bailey, ven a conocer a mi madre —«oh, Dios mío», pensó ella mientras bajaba las escaleras-. Leona Parris, ésta es Bailey, mi prometida.
—Señora Parris —a Bailey le tembló la voz un poco al tender la mano—. Es un placer conocerla. Cade me ha hablado mucho de usted.
-¿De veras? -«es atractiva, desde luego», pensó Leona. «Y educada, aunque un poco tímida»—. Me temo que, a mí, en cambio, de ti no me ha contado nada. Creo que no he entendido tu nombre completo.
—Bailey sólo lleva unos meses en Estados Unidos -dijo Cade jovialmente-. Me la he estado guardando para mí —deslizó un brazo sobre los hombros de Bailey y la apretó posesivamente-. Nuestro noviazgo ha sido todo un torbellino, ¿verdad, cariño?
-Sí —dijo Bailey débilmente-. Un torbellino ya lo creo.
—Y eres diseñadora de joyas —«unos anillos preciosos», advirtió Leona. Originales y atractivos-. Prima lejana de la princesa de Gales.
-A Bailey no le gusta alardear -dijo Cade rápidamente—. Cariño, tal vez deberías hacer esas llamadas. Recuerda la diferencia horaria con Londres.
—¿Dónde os conocisteis? —preguntó Leona.
Bailey abrió la boca, intentando recordar si le habían dicho algo al respecto a Ronald.
—En realidad...
—En el Smithsonian —dijo Cade suavemente—. Delante del diamante Hope. Yo estaba investigando un caso y Bailey estaba haciendo unos bocetos para un diseño. Parecía tan extasiada... Estuve veinte minutos siguiéndola por todas partes y hablando sin parar. ¿Recuerdas que amenazaste con llamar al guardia de seguridad, cielo? Pero finalmente conseguí embaucarla para que se tomara un café conmigo .Y hablando de café...
—Esto es sencillamente ridículo —dijo Bailey interrumpiéndolo—. Absolutamente ridículo. Cade, es tu madre, y no pienso consentirlo -se dio la vuelta y miró a Leona cara a cara-. No nos conocimos en el Smithsonian, y la princesa de Gales no es mi prima. Por lo menos, eso creo. Conocí a Cade el viernes por la mañana, cuando fui a su oficina para contratar sus servicios. Necesitaba un detective privado porque padezco amnesia y tengo en mi poder un diamante azul y más de un millón de dólares en metálico.
Leona aguardó diez segundos cargados de tensión mientras daba golpecitos con el pie en el suelo. Luego sus labios se afirmaron.
—Bueno, ya veo que ninguno de los dos pensáis contarme la verdad. Y, ya que preferís inventar ridículas historias, sólo puedo concluir que estáis hechos el uno para el otro -recogió su bolso y regresó a la puerta con paso altivo-. Cade, espero tener noticias tuyas cuando decidas concederme el honor de contarme la simple verdad.
Bailey se quedó pasmada. Cade, en cambio, sonrió como un tonto cuando su madre hubo cerrado la puerta de un portazo.
—No lo entiendo. Pero si le he dicho la verdad...
—Ahora sé lo que quieren decir con eso de que la verdad os hará libres -Cade se echó a reír a carcajadas y tomó a Bailey en sus brazos—. Está tan cabreada que me dejará en paz por lo menos una semana. Tal vez dos -le dio a Bailey un beso entusiasta mientras se dirigía a las escaleras-. Estoy loco por ti. ¿Quién iba a pensar que me libraría de ella contándole la verdad? -todavía riendo, la llevó a su dormitorio y la tiró sobre el colchón—. Esto hay que celebrarlo. Tengo champán en la nevera. Voy a emborracharte otra vez.
Ella se apartó el pelo de la cara y se sentó.
-Cade, es tu madre. Esto es una vergüenza.
-No, es pura supervivencia -se inclinó y le dio un fuerte beso—.Y, cariño, ahora los dos somos ovejas negras. No sabes cuánto me voy a divertir.
-Creo que no quiero ser una oveja negra —dijo ella alzando la voz mientras él salía.
—Demasiado tarde —retumbó la risa de Cade en el pasillo.

Reseña hecha por:

Kynaomi
545154_3989305622865_362204561_n[3][3][4][7]

3 comentarios:

  1. Me estoy acabando de leer las citas, no se porque me suena la autora, me gustaría leer este libro^^
    Un beso y gracias por la reseña

    ResponderEliminar
  2. Tengo muchas ganas de leer los libros de Nora Roberts. Besos chicas, me gusto muco la reseña

    ResponderEliminar
  3. El libro se ve bueno >u<
    ya con la sinopsis me convencí ^v^

    besos!!! ^-^

    ResponderEliminar

• Muchas gracias por tomarte tu tiempo y comentar •
¡Recordemos ser respetuosos unos de otros al momento de hacerlo!